La Sal en la Alimentación

Magia en la Cocina, 1 octubre, 2014

¿Os habíais planteado alguna vez que todos los días todos nosotros comemos rocas? Porque eso es la sal; es la única roca que come el ser humano (dejemos aparte los primeros experimentos con agua y tierra en los parques…).sal

La sal está compuesta de cloro y sodio y contiene también buenas cantidades de yodo y magnesio, cuatro minerales imprescindibles en nuestra dieta, y se encuentra presente de forma natural en muchos alimentos, por lo que es importante tenerlo en cuenta a la hora de sazonar, ya que aunque es inevitable, su exceso es malo, sobre todo para personas con problemas de hipertensión.

Es uno de los alimentos comunes a todas las culturas, aunque se utiliza de forma muy diferente en cada una de ellas, y además de su componente salado, tiene una característica que ayuda a resaltar otros sabores, incluyendo el dulce (por eso se utiliza en pastelería, para realzar el sabor dulce de otros ingredientes).
En cocina podemos encontrarla de tres formas principalmente: fina, que es la más habitual para añadir sabor, gruesa, que suele utilizarse para crear costras de cocción y en escamas, que se utiliza principalmente para decorar y añadir un último toque salado.

Fisiológicamente, ayuda al control del metabolismo, regulando tanto la energía como el intercambio de electrolitos, y no aporta calorías, aunque hay que tener en cuenta que puede ayudar a la retención de líquidos.

No os olvidéis de añadir sal, pero siempre en su justa medida.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *